La sociedad del conocimiento y la necesidad de adecuarse constantemente a nuevos cambios, impulsa a Instituciones y organizaciones a gestionar de manera profesional sus procesos de aprendizaje, tanto con una mirada operativa de corto plazo, como estratégica de largo plazo.